domingo, 31 de agosto de 2014

Los mitos de la razón: el Velo de la Ignorancia.

Imagen del Velo de la Ignorancia

Este mito filosófico guarda ciertas resonancias con el de los comedores de la flor del olvido de la mitología griega, pero debe descartarse toda influencia, pues no se conocen leyendas de transición entre ambas. Sabemos de este objeto fantástico por los escritos de Rawls, quien le dedicó tanto espacio que el mito tiende a identificarse con el autor. En resumidas cuentas, el Velo de la Ignorancia hace olvidar a cada mortal cuál es su papel en el gran teatro del mundo, tapándoles los ojos para que no lo vean. Reunidos todos los mortales en este estado de ignorancia primordial se les hace sujetos de un debate en el que deben elegir qué obra representar. El trasunto del mito es mostrar cómo la sociedad que los humanos decidieran en estas circunstancias sería justa y sin desigualdades o, por lo menos, con muy pocas de ellas. Cada actor temería tener el papel de pobre, así que votaría por una obra sin ellos.

En la versión de Rawls los mortales son extremadamente aversos al riesgo, lo que le permite enlazar este mito con su concepción particular de la justicia, donde la sociedad A es más justa que la B si el individuo peor tratado en A está mejor que el peor tratado en B. El temor pánico de ser ese peor tratado ciega a los humanos del mito para no ver qué tal son tratados el resto de los individuos de ambas sociedades. Esta ceguera podría haber desarrollado otros velos de la ignorancia, haciendo más prolijo el relato. No es el caso en las versiones rawlsianas, y cuando sí son desarrollados, lo son en la transferencia de este mito desde las sagas de la Filosofía de la Justicia de Rawls y sus seguidores a las de la Economía y de la Filosofía Empírica. En estas nuevas derivaciones, los humanos siguen bajo los efectos del Velo de la Ignorancia original, pero ven más allá de lo que le ocurre al individuo peor tratado, mostrando que es posible que la sociedad A sea preferible a la B aunque el más pobre de A sea más pobre que el más pobre de B si los demás individuos en A están mejor que los de B. Los humanos, entonces, pueden asumir el riesgo de vivir en A.

La distinción entre estas dos ignorancias como contraposición a la miopía de la versión original hace decir a Joshua Greene que Rawls abusó del principio moralizador del Velo de la Ignorancia para hacerle decir lo que el mito no mostraba, sino lo que decía su propia idea de la justicia.

Los mitos económicos asimilables al Velo de la Ignorancia son sumamente abundantes al incluir distintos grados de ignorancia con los que adaptar el mito a sus necesidades. El criterio de eficiencia ex-ante se corresponde con el Velo de la Ignorancia, pero a él se añaden los criterios de eficiencia ínterin y ex-post. En el primero se revela parte de la información sobre su papel a los humanos y en el segundo se revela toda ella. A pesar de su fecundidad, no son bien conocidos fuera de los ciclos económicos, tal vez por el hecho de que, haciendo honor a su título de ciencia lúgubre, la Economía ha rechazado en este caso el uso de narraciones en tono de epopeya, con su lenguaje poético y atractivo, para en su lugar hablar meramente de “tipos” al referirse los individuos con distinto grado de información. El desarrollo del mito de las Tribus Morales, relatado por Joshua Greene y que apela a sentimientos primitivos y universales, pudiera tener más éxito en su difusión.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: En un planeta cuadrado.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

miércoles, 27 de agosto de 2014

Lo confieso: me gustan los mapas (reposición)

La entrada original se publicó el 15/03/14.


Me gustan los mapas. Es una afición compartida por mucha gente, lo sé. Me entretengo largos ratos mirándolos. ¿Qué busco en ellos? Hay quien deja volar la imaginación para verse en exóticas y remotas regiones. Sin duda yo también lo he hecho, pero hace ya tiempo que cuando miro un mapa me da por observar cosas raras. He aquí un lista incompleta de manías que me persiguen y que persigo.

1. Cuatripuntos. Puntos en que coinciden las fronteras de cuatro entidades políticas. El más famoso es el que hay entre los estados de Nuevo México, Arizona, Utah y Colorado en los USA, en España tenemos uno, el cerro de las cuatro provincias, en una isla del pantano de Cíjara, en cuya cumbre coinciden las provincias de Cáceres, Badajoz, Toledo y Ciudad Real (su exclave de Anchuras). Hay casi un cuatripunto entre las naciones de Botswana, Namibia, Zambia y Zimbabwe.

2. Enclaves y exclaves. Con el Tratado de los Pirineos, Llívia quedó como una isla española en territorio francés. Parece ser que se olvidaron de listarla (se mencionó a las villas, pero Llívia resultó ser ciudad) y no fue cedida. Las provincias españolas tienen muchos enclaves y exclaves: Treviño, Rincón de Ademuz, Báscones de Ebro (que hace que este río pase por Palencia) y otros muchos.

3. Fronteras caprichosas. Además de los enclaves y exclaves, el trazado de fronteras suele dar lugar a lugares curiosos, como la línea de tren Vennbahn, que entra en territorio alemán varias veces, pero que sigue siendo belga, o la frontera entre los Baarle belga y holandés. La frontera entre USA y Canadá se estableció en el paralelo 49 entre el lago de Woods y la costa oeste, pero se cometieron sendos errores en los extremos: al este, en Northwest Angle, y al oeste en Point Roberts, territorios ambos que quedan aislados por tierra de USA, pero unidos a Canadá. La tortuosa frontera entre India y Bangladesh es otro ejemplo de caprichos humanos.

4. Países completamente rodeados por otro. De estos hay tres: Lesotho, San Marino y El Vaticano.

5. Países emparedados entre otros dos. Mongolia, entre China y Rusia es el caso más llamativo. Más cerca tenemos a Andorra, entre España y Francia. Otros ejemplos son Moldavia entre Ucrania y Rumania, Liechtenstein entre Austria y Suiza, Suazilandia entre Sudáfrica y Mozambique, y Nepal y Bután, ambos entre India y China.

6. Países en dos o más continentes. Rusia tienen territorio a ambos lados de los Urales, Kazajistán a ambos lados del río Ural, accidentes geográficos ambos que delimitan la frontera este-oeste entre Europa y Asia. Georgia y Azerbaiyán tienen una pequeña parte de sus territorios al norte de la divisoria de las aguas del Cáucaso, donde Europa limita al sur con Asia. Turquía está a ambos lados del Bósforo, también fronterizo, y Grecia tiene varias islas que rozan la costa turca y son Asia. España tiene territorios en África. La península del Sinaí de Egipto está en Asia. Francia tiene territorios que en América (norte y sur), África y Oceanía. Portugal tiene a Madeira en África y a las islas más occidentales de las Azores al otro lado de la Dorsal Atlántica, haciéndolas americanas. Según cómo mires, Groenlandia, parte de Dinamarca, está en América. La frontera entre Asia y Oceanía no está clara, y media docena de países pueden reclamar el título de transcontinentales (Japón, Filipinas, Malasia, Indonesia, Papúa Nueva Guinea y Australia). Lo mismo puede hacer Islandia, que donde chocan las placas americana y europea.

6. Países sin salida al mar y que están rodeados por otros países también sin salida al mar. Hay dos en el mundo: Liechtenstein y Uzbekistán.

7. Puntos en los que se juntan tres vertientes hidrográficas. En la península se distinguen tres vertientes, la mediterránea, la atlántica y la cantábrica (es arbitrario considerar a estas últimas dos vertientes distintas, pero esto es otra historia). Se juntan en el Pico Tres Mares, donde nacen el Nansa, que desemboca en el Cantábrico, y afluentes del Duero y del Ebro.

8. Cuencas endorreicas. Son aquellas donde las aguas no tienen salida al mar. Presentan equilibrios delicados, en los que la evaporación y la lluvia mantienen un nivel estable. Los Monegros y las lagunas de Gallocanta y de Sariñena son ejemplos españoles. El mar Caspio es el centro de la mayor cuenca endorreica del mundo y recibe al Volga, el río más largo de Europa.

9. Islas que están en un lago que está en una isla que a su vez está en un lago que está en una isla. La mayor de ellas, en un lugar remoto de Canadá. Hasta hace poco se pensaba que era una islita en el lago formado en el cráter del volcán Taal, que forma una isla del lago Taal, que está en la isla filipina de Luzon.

10. Hay más: ríos que no llegan al mar o a lago alguno, el punto fijo en el que el mapa representa justo el lugar done está el mapa que estoy mirando..., pero ya vale por hoy.

18 comentarios aquí.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: ¿Quién entiende a Vargas Llosa?
----------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

domingo, 24 de agosto de 2014

Lo confieso: soy un liberal (reposición)

La entrada original se publicó el 19/03/12.


(Y un poco escorado a la izquierda, como habréis podido comprobar en muchos temas los lectores de este blog.)

En el día de La Pepa no está de más reivindicar el término liberal. Sí, ya sabemos que la Constitución de Cádiz hoy sería considerada bastante retrógrada, sin igualar en derechos a las mujeres, por ejemplo, o consagrando la Monarquía por la gracia de dios. Pero en su día fue una de las constituciones más avanzadas para lo que hoy en día consideramos avance. Tenía hasta su toque ingenuo, como ese Artículo 6 del Capítulo II en que señalaba la obligación de que los españoles fueran justos y benéficos.

Como buen economista (justo y benéfico) me siento liberal en el sentido que siempre ha definido mejor este término: desarrollo de las libertades individuales, incluida la económica, y rechazo de los privilegios como fuente de progreso dentro de una sociedad abierta y un estado de derecho. El apoyo al progreso y a la actividad científica, así como la amplitud de miras como para reconocer si una medida política conduce o no a los fines deseados y saber corregirse van completando el ideario liberal, tal como lo entiendo. No debería hacer falta, pero tampoco estará de más recordar la idea de un estado completamene laico y aconfesional (yo creo que es lo mismo, pero digo las dos cosas por si acaso) y la ausencia total de todo tipo de discriminación.

Es triste ver cómo a menudo se confunde el término liberal con la influencia de la escuela austriaca de pensamiento económico. En la Economía su influencia actual es prácticamente nula, sin aportaciones a la literatura académica en el último medio siglo, pero no lo es su influencia política y mediática. El pensamiento de la escuela austriaca influyó en gobernantes como Ronald Reagan o Margaret Thatcher. En España, algunos políticos como Esperanza Aguirre se declaran partidarios de esta escuela. El Instituto Juan de Mariana, Libertad Digital e Intereconomía, entre otros, son los medios que más difunden las ideas de la escuela austriaca.

Una de las paradojas que más distorsiona la visión de la Economía por gran parte del público en España, y me temo que en buena parte del mundo, es la identificación de los postulados de esta escuela con los de la práctica de la Economía académica. Demasiado a menudo se indica que el “neoliberalismo” o el movimiento “neocon” tienen su base en la Economía ortodoxa, cuando lo cierto es que tienen su base en esta escuela heterodoxa, marginal en el pensamiento económico moderno. En España, en particular, ha llegado hasta el punto que sus simpatizantes parecen haberse apropiado del término liberal, contagiando a gran parte de la sociedad, incluida la progresista, que empieza también a identificar los “liberal”, “neoliberal” y “economista ortodoxo”.

54 comentarios aquí.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: Deuda y déficit.
Hace cinco años en el blog: La calidad bien entendida.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

miércoles, 20 de agosto de 2014

Lo confieso: cada día tengo manías (reposición)

La entrada original se publicó el 01/10/11.


Así empezaba, creo recordar, una vieja canción de Pi de la Serra. La manía de hoy es vieja, pero me ha vuelto al recolocar los libros de las estanterías. Vale también para los CDs. Sí, ya sé que con el tiempo estos trastos desaparecerán y mi manía con ellos.

Se trata de lo siguiente. Si ponemos libros editados en cualquier país anglófono como suelen ponerse uno al lado del otro en el estante observaremos que todo lo que está impreso en el lomo del libro o bien está horizontal (si el lomo es ancho) o bien está impreso de manera que podemos leerlo inclinando la cabeza un poco a la derecha. En ese caso, las letras impresas en el lomo quedarían horizontales y del derecho si depositamos el libro en una mesa de manera que su cubierta o tapa superior quede hacia arriba, como en la imagen de esta entrada.

Si, en cambio, uno pone en la estantería libros editados en países hispanos, observaremos que la impresión en los lomos no está tipificada. Para leer algunos tendremos que inclinar la cabeza a la derecha y para leer otros, a la izquierda, con gran incomodidad cuando uno busca un título en los anaqueles.

Fijarme en esto es mi manía, y colocar a veces del revés los libros o discos que tienen la impresión del lomo del lado equivocado para así no inclinar la cabeza continuamente, el resultado de ella.

No me entretengo más, ahora llaman a la puerta, debe de ser el horno que trae el pan.

10 comentarios aquí.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: El extraño viaje del líder a Madrid.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

domingo, 17 de agosto de 2014

Lo confieso: soy feminista (reposición)

La entrada original se publicó el 09/03/11.

Ahora que acabamos de pasar el día de la mujer, confieso mi feminismo. Como hay muchos discursos feministas, habrá que dejar claro a cuál me refiero.

En primer lugar, soy feminista en un sentido que creo es general en nuestra sociedad, en el que declara que hombres y mujeres deben ser iguales en todo tipo de derechos y obligaciones, y en que deben garantizarse la igualdad de oportunidades de ambos sexos. No parece esto ser muy feminista hoy en día, pero históricamente lo ha sido hasta hace dos días.

En segundo lugar, soy feminista porque pienso que debemos mirar con suspicacia situaciones donde haya desequilibrios entre ambos sexos. Es posible que haya tendencias (medias) en hombres y mujeres que expliquen algunos desequilibrios en la participación de los sexos en alguna actividad, pero todavía es temprano para asegurar que eso sea así. Las mujeres eran minoría hasta hace poco en los estudios de derecho, mientras que ahora son mayoría. Ahora mismo son minoría en ingeniería. ¿Debemos concluir que la razón es que las mujeres no se sienten tan atraídas por esta carrera como los hombres o que el cambio en ingeniería está ocurriendo de manera más lenta de cómo lo hizo en derecho? En ausencia de una respuesta clara, no debemos eliminar la posibilidad de que esté habiendo algún tipo de dinámica histórica, de discriminación o de lo que sea que impide un aumento a mayor ritmo del número de ingenieras.

En tercer lugar, soy feminista porque pienso que debemos tomar políticas activas para contrarrestar las fuentes de discriminación y las dinámicas sociales que impiden la garantía de la igualdad de oportunidades.

Finalmente, soy feminista porque tengo dos hijas. Yo estoy bien colocado. Mi carrera no va a depender en ninguna medida apreciable de que la sociedad se haga más machista o más hembrista, pero la de mis hijas sí. A mí me importa un comino que las mujeres sean en media más listas o más tontas que los hombres. Lo que me importa es lo listo o tonto que soy yo y, como ya he dicho, mi trabajo no dependerá de que hombres o mujeres acaparen nada. Sí me importa, en cambio, que algún tipo de prejuicios o de información sesgada acerca de las capacidades o voluntades de las mujeres y hombres haga que a mis hijas se las juzgue según ese sesgo y no según sus propias capacidades.

7 comentarios aquí.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: Había un hombre que tenía una doctrina.
Hace cinco años en el blog: Lo confieso: soy un incredible.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

miércoles, 13 de agosto de 2014

Lo confieso: soy un viajero (reposición)

Esta entrada se publicó originalmente el 21/05/10.


Desde pequeño he andado de acá para allá. Los primeros viajes largos eran entre Bilbao y Santiago. De la ciudad donde vivíamos a la cuidad de mi padre y a la aldea de mi madre a pasar el verano. Siempre en un seiscientos y siempre por la costa, bordeando el mar y pasando puertos de montaña. Crecí pensando que España era verde.

Luego fueron excursiones varias, campamentos de verano, viajes con mochila al hombro. Auto-stop, interrail, autobuses, algún barco. Luego llegaron los trenes rápidos, los coches cama y los aviones, a medida que el presupuesto lo permitía.

Primero Europa, luego América, algo de África y de Asia. He tenido la suerte de haber podido hacer la mayor parte de los viajes acompañado por gente del lugar y conviviendo con ellos. Tengo familia, amigos y colegas por medio mundo. La universidad ayuda.

En suma, he estado en estos países (me explayo un poco en los grandes o en los que he estado más veces o más tiempo).

Portugal, de arriba a abajo ya no sé cuántas veces;
Francia, País Vasco, Burdeos, Poitiers, París, Dijón, la Costa Azul;
Mónaco;
Reino Unido, Inglaterra y Escocia;
Italia, desde Ivrea hasta Brindisi;
Ciudad del Vaticano;
Alemania, Berlín y Dresden;
Holanda; Bélgica; Dinamarca; Finlandia;
Noruega, cuan larga es desde Narvik a Oslo;
Suecia, Estocolmo, Gotemburgo, isla de Oland, entre Lulea y Kiruna crucé el círculo polar, Sundsvall y los fiordos bálticos al norte de ella;
Rusia, Moscú y San Petersburgo;
Lituania; Hungría; República Checa;
Grecia, sus islas, con Creta reinando entre todas;
Yugoslavia; Eslovenia; Rumania;

Turquía, Estambul desde el mar es una de las maravillas sobre la tierra, en uno de los viajes me pasé un mes recorriendo la Anatolia y el Kurdistán;
Marruecos, Marrakech, donde están los turistas más felices que he visto en el mundo;
Túnez;
India, grandiosa y miserable, Delhi, Agra, Jaipur, Benarés, Bombay y una reserva de tigres a los pies del Himalaya;
Japón, Tokio, lago Ashi, Kioto, Osaka, Hiroshima, junto con la India, donde mejor he comido;

Canadá;

Estados Unidos, donde he vivido por siete años en diversos periodos, en Chicago, Philadelphia, estado de Nueva York y Los Ángeles; he visitado además los estados de Vermont, Massachusetts, Rhode Island, Nueva Jersey, Maryland, Ohio, Indiana, Michigan, Wisconsin, Minnesota, Iowa, Missouri, Tennessee, Georgia, Carolina del Sur, Florida, Louisiana, Nevada, Utah, Arizona y Washington DC;

México, donde he vivido un par de veces en el DF por seis meses cada una, además de otras visitas más cortas, todo el Valle de México, el Bajío, el tren de la Barranca del Cobre, Chihuahua, Baja California, Oaxaca, Veracruz, la Riviera Maya, Puerto Vallarta;

Panamá; Cuba; Haití;

República Dominicana, con una decena de visitas entre tres semanas y tres meses, de ahí es mi mujer, y ahí hemos pasado veranos y navidades, recorriendo toda la isla;

Perú, costa, sierra y selva;
Argentina, lo más al sur que he llegado;
Chile; Uruguay;
Brasil, Río, Sao Paulo y, entre ellas, al lado de la línea tropical, Paraty.

9 comentarios aquí.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: Hablar es gratis (2).
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

domingo, 10 de agosto de 2014

Lo confieso: soy vegetariano (reposición)

Esta entrada se publicó originalmente el 19/01/10.


Hace ya más de veintiocho años me hice vegetariano, varios años antes de mi primera estancia en los EEUU, donde empezaba a ponerse de moda. Técnicamente soy ovo-lácteo-fungi-vegetariano. Debo decir que las razones por las cuales tomé aquella decisión no coinciden con las que me mantienen en ella. En su día, jovencito que era uno, se juntaron ideas ecologistas y naturistas que venían a decir que lo natural era ser vegetariano y que lo natural era lo mejor y más saludable, que los animales tenían su corazoncito y que no estaba bien comerlos.

También supe de otros ejemplos menos esotéricos, como los de Leonardo da Vinci, Einstein y Kafka. También me impresionó la frase atribuida a Pitágoras acerca del reparo a convertirse en la tumba de un animal. No eran malos ejemplos, pero luego uno se entera que Hittler también era vegetariano y se empieza a complicar la cosa.

Hoy no creo que sea más saludable ser vegetariano que comer también carne y pescado sin abusar, aunque parece que ayuda a comer más equilibradamente. Sí siento el reparo pitagórico, como siento el asco de la mayoría de mortales ante la idea de comer cosas desagradables. También siento el reparo de comer un ser que tiene un mínimo de cerebro y, tal vez, un mínimo de consciencia. Reconozco que esto último es muy poco convincente para muchos tipos de animales, con un cerebro tan poca cosa que les hace ser casi autómatas. Pero entre el reparo de no comerme unos por su sistema nervioso desarrollado y no comerme otros de puro asco, se me ha extendido la regla a todo el reino animal y así ando.

No me va mal. Mi IQ está bien, gracias, y mantengo el peso que tenía con 20 primaveras (bueeeeno, tres o cuatro kilos más). Las analíticas me salen casi perfectas y el sistema circulatorio con toda su hidráulica funciona perfectamente, if you get my drift.

Tampoco tengo prejuicios contra los comedores de animales y, como se suele decir en estos casos, algunos de mis mejores amigos no son vegetarianos. Por otra parte, siento que soy un espécimen raro. Cuando voy a un restaurante vegetariano tengo que hacer bastante abstracción de todos los anuncios y publicidad que suele haber sobre los disparates más grandes que a uno se le ocurran, desde la astrología al tarot, pasando por la homeopatía, los remedios orientales y toda clase de supercherías new age.

Algunos de mis mejores amigos también creen cosas de estas.

33 comentarios aquí.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: La prostitución.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------