domingo, 20 de mayo de 2018

Odiosa comparación (11)

No suele verse bien el recuerdo de batallas ganadas, que suena a patriotismo barato. Vamos entonces con las perdidas y hagamos una odiosa comparación, aunque no sea más que para tomar algo de perspectiva.


Grande y Felicísima Armada (Armada Invencible, según el término inglés)

Se organiza la expedición en 1588 para expulsar a Isabel I del trono inglés tras la ejecución de María Estuardo, acabar con la piratería inglesa y permitir una victoria en la Guerra de Flandes.

Partieron entre 121 y 137 barcos, de los que regresaron 87 sin cumplir su misión (37 perdidos, casi todos de transporte), en gran parte por las condiciones meteorológicas. Hubo unos 10.000 muertos en cada bando.

El duque de Medina-Sidonia se sabía incompetente y quiso ser relevado, pero siempre cumplió sus órdenes.

Españoles e ingleses conocen bien esta historia.


Armada Inglesa o Contraarmada (Invencible inglesa, según el término español)

Se organiza en 1589, para destruir los barcos de la Grande y Felicísima que estaban siendo reparados en los puertos del cantábrico, tomar Lisboa y capturar la flota de Indias.

Partieron entre 170 y 200 barcos y 23.000 hombres. Se perdieron 40 barcos entre hundidos y capturados. Hubo 36 barcos desertores. En la parte inglesa se contaron 15.000 muertos y 5.000 desertores. En la española hubo 900 muertos. Finaliza con el tratado de Londres, favorable a España.

Francis Drake se creía sobrado, pero desobedeció órdenes y salió por piernas en varias ocasiones, incluso sin presentar batalla. Como no consiguió cumplir ninguna de sus misiones contra los españoles, capturó una flota de la Liga Hanseática que tuvo que devolver.

Para ingleses y españoles esta historia es en gran medida desconocida.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: Marxismo vs Economía moderna (2).
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

viernes, 18 de mayo de 2018

Qué motiva el esfuerzo (2)

Esta es la segunda parte de la versión en español de mi artículo de abril en Mapping Ignorance. Debe leerse la primera parte para entender esta.


Esta es la segunda parte de la versión en español de mi artículo de abril en Mapping Ignorance. Debe leerse la primera parte para entender esta.
Tratamiento 9: Un céntimo adicional por cada 100 puntos que será pagado al cabo de dos semanas.
Tratamiento 10: Un céntimo adicional por cada 100 puntos que será pagado al cabo de cuatro semanas.

De acuerdo con la literatura de la Economía del Comportamiento, el descuento hiperbólico se ajusta mejor a las preferencias temporales de los individuos. Sin embargo, los resultados experimentales de estos dos tratamientos, con incrementos respectivos de un 31,7% y un 29,5% comparados con el Tratamiento 2 de recompensa inmediata, son más compatibles con el descuento exponencial más usado en la literatura teórica. Los expertos tampoco acertaron en estas previsiones. (Aquí se puede leer qué son y cómo se calculan estos dos tipos de descuento, y su importancia para el diseño de mecanismos económicos).

Los siguientes tres tratamientos intentan medir las diferencias en esfuerzo cuando los incentivos se describen en términos de ganancias respecto a cuando se describen como pérdidas. De acuerdo con la literatura conductual, los efectos deberían ser mayores cuando la referencia es el pago máximo antes de mencionar pérdidas a partir de él en comparación al caso en que la referencia es el pago antes de las ganancias netas.

Tratamiento 11: Un bonus de 40 céntimos si el resultado llega a los 2000 puntos.
Tratamiento 12: Una pérdida de 40 céntimos si el resultado no llega a 2000 puntos.
Tratamiento 13: Un bonus de 80 céntimos si el resultado alcanza 2000 puntos.

El resultado es un aumento del 40-41% en el nivel de esfuerzo. Sin embargo, y contrariamente a la Economía del Comportamiento, la diferencia entre los dos primeros tratamientos no es estadísticamente significativa. Según esta misma literatura se necesita un bonus dos veces mayor para obtener los mismos resultados cuando los incentivos se describen como una ganancia frente a cuando se describen como una pérdida. El Tratamiento 13 mide esto último y encuentra que el efecto es mucho mayor del esperado (un 44% de aumento frente al 40%). Los expertos realizaron sus predicciones según esta literatura y también calcularon mal los niveles de esfuerzo en esta ocasión.

Tratamiento 14: Una probabilidad del 1% de ganar un dólar adicional por cada 100 puntos.
Tratamiento 15: Una probabilidad del 50% de ganar 2 céntimos adicionales por cada 100 puntos.

Nótese que los incentivos esperados de estos dos tratamientos son idénticos y coinciden con los del Tratamiento 2. Como era de esperar según la teoría de la utilidad esperada, la más estándar, los pagos inciertos reducen los incentivos en relación con los que ofrecen el mismo pago cierto equivalente (un incremento del 24-29% frente al 33%). Sin embargo, los resultados no validan la hipótesis estándar de la Economía del Comportamiento según la cual las probabilidades pequeñas se tienden a sobrevalorar, puesto que el Tratamiento 14 muestra un nivel de esfuerzo menor que tanto el Tratamiento 15 como el 2.

Tratamiento 16: Se informa al sujeto que muchos participantes han puntuado por encima de 2000.
Tratamiento 17: Se informa al sujeto que al final del tratamiento se revelarán las posiciones relativas.
Tratamiento 18: Se pide al sujeto que se esfuerce para ayudar en el experimento.

Estos últimos tres tratamientos se refieren a motivaciones psicológicas, sin pagos monetarios adicionales. Estos tratamientos dan los menores incrementos en los resultados (21%, 15% y 14%, respectivamente) excepto por el Tratamiento 8. Aún así son efectivos, puesto que el incremento en el esfuerzo se hace sin incurrir en costes adicionales.

Así resumen los autores los resultados:

Encontramos que (1) los incentivos monetarios en gran medida funcionan como se esperaba, incluyendo el tratamiento con un pago muy pequeño por resultado que no tiene un efecto de desplazamiento respecto al esfuerzo; (2) la evidencia es parcialmente consistente con los modelos conductuales estándar, incluyendo el warm-glow (la utilidad por donar a causas altruistas), aunque no se encuentran evidencias en lo que respecta a la ponderación de las probabilidades; (3) los motivadores psicológicos son efectivos, pero menos que los incentivos. Comparamos los resultados con las predicciones de 208 académicos. En media, los expertos anticipan varios resultados clave, como el efecto de los motivadores psicológicos. Una parte importante de los expertos, sin embargo, esperaban efectos desplazamiento, ponderación excesiva de las probabilidades pequeñas y altruismo puro, que no se encuentran en los resultados. Para mayor comparación, presentamos un meta análisis de tratamientos similares en la literatura. En general, las predicciones basadas en la literatura están correlacionadas con las predicciones de los expertos, aunque presentan un nivel inferior de aciertos.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: Marxismo vs Economía moderna (1).
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

miércoles, 16 de mayo de 2018

Qué motiva el esfuerzo (1)

Esta es la primera parte de la versión en español de mi artículo de abril en Mapping Ignorance.


Uno de los temas de discusión dentro de la Economía del Comportamiento es la motivación del esfuerzo. A pesar de que el típico modelo económico normalmente asume incentivos monetarios, esto no excluye la existencia de otros factores, como las preferencias por ser el primero u otro tipo de beneficios psicológicos o económicos debidos a la reputación. La creciente literatura experimental en esta área ayudará a determinar en qué circunstancias funcionan mejor los distintos tipos de incentivos. En este contexto, Dellavigna y Pope (2018) [1] llevan a cabo un extensivo experimento y comparan sus resultados con la literatura teórica y experimental previa, y también con las predicciones realizadas por expertos.

Los autores usan la plataforma Amazon Mechanical Turk que les permite usar una gran muestra de sujetos experimentales a un coste muy bajo (la tarea se realiza on-line, lleva poco tiempo y es barata). La muestra consiste en casi 10.000 sujetos (cerca de 550 por tratamiento) y refleja la población de los EE.UU. excepto por una cierta sobre representación de los grupos con mayor educación y de personas jóvenes. La tarea del experimento consiste en pulsar botones; una tarea repetitiva y aburrida que se asume requerirá de incentivos para realizarse rápidamente. En todos los tratamientos los sujetos reciben un dólar por participar y, a partir de ahí, diferentes incentivos en 18 tratamientos diferentes.

Estos son los resultados de los distintos tratamientos:

Tratamiento 1: No incentivos.
Tratamiento 2: Un céntimo adicional por cada 100 puntos.
Tratamiento 3: 10 céntimos adicionales por cada 100 puntos.

Estos tratamientos constituyen la referencia sobre la que calibrar el modelo teórico de incentivos que incluye tanto los monetarios como los psicológicos. También servirán como punto de partida para compararlos con el resto de los tratamientos y para que los expertos puedan ajustar sus predicciones. La media de puntos en el Tratamiento 1 es 1521. El tratamiento 2 obtuvo un 33% más y el Tratamiento 3 todavía un 9% adicional sobre el Tratamiento 2.

Tratamiento 4: 4 céntimos adicionales por cada 100 puntos.
Tratamiento 5: Un céntimo adicional por cada 1000 puntos.

El resultado del Tratamiento 4 fue razonablemente bien previsto por los expertos y responde a lo esperado según el modelo teórico. Sin embargo, el Tratamiento 5, con una recompensa muy baja, podía haber mostrado un efecto de desplazamiento según la literatura. Cuando el incentivo es muy bajo se puede percibir como un insulto y puede inducir un nivel de esfuerzo todavía menor que en ausencia de incentivos. Sin embargo, en el Tratamiento 5 el resultado fue un 24% mayor que el Tratamiento 1 (sin incentivos), mucho mayor que el previsto por los expertos, basándose en la literatura, y cercano al valor del modelo teórico sin efecto desplazamiento.

Los siguientes tres tratamientos tienen que ver con preferencias sociales que se estudian en la literatura de la Economía del Comportamiento.

Tratamiento 6: Se donará un céntimo a la Cruz Roja por cada 100 puntos.
Tratamiento 7: Se donarán 10 céntimos a al Cruz Roja por cada 100 puntos.
Tratamiento 8: El participante recibirá un bonus de 40 céntimos por haber participado.

En ninguno de estos tres tratamientos la cantidad que recibe el participante depende de su esfuerzo. Los dos primeros miden el altruismo del sujeto, mientras que el tercero mide cómo responde a un “intercambio de regalos”. Los tratamientos 6 y 7 mostraron un nivel de esfuerzo mayor que el Tratamiento 1, pero, contrariamente a lo esperado, menor que en el Tratamiento 2, lo que indica un peso pequeño de las preferencias sociales en la motivación. El bonus incondicional de 40 céntimos en el Tratamiento 8 tuvo el menor de los efectos de entre todos los tratamientos, solo un 5% de incremento en el resultado respecto al Tratamiento 1.

(Continúa aquí).

Referencias:

1. Dellavigna, S., y Pope, D. 2018. What Motivates Effort? Evidence and Expert Forecasts. Review of Economic Studies 85, 1029–1069.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: Sector privado, sector público.
Y también: Conciliando falsabilidad sí, falsabilidad no.
Hace tres años en el blog: Cómo afectan las patentes a la innovación acumulativa (1).
Y también: Cómo afectan las patentes a la innovación acumulativa (2).
Y también: Vivimos en un Universo que salpica.
Y también: De Salvados, mis primeras finanzas y altas susceptibilidades.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

miércoles, 2 de mayo de 2018

Explicar no es justificar

Tres tuits (1, 2 y 3) a cuenta de este artículo de Víctor Lapuente: ¿Por qué los hombres violamos?
Y de estas respuestas demasiado absurdas que recibió por twitter, donde se le acusa directamente de justificar la violación.

Hay hombres que violan mujeres. ¿Por qué?
-Si se plantea mi explicación favorita, está bien explicado.
-Si se plantea otra explicación, se está justificando.

Conviene recordarlo de vez en cuando
 -Que algo tenga una causa o influencia genética no dice nada acerca de si está justificado o si es algo que queremos, ni de si se puede cambiar, malear o paliar.
-Que algo tenga una causa o influencia social, tampoco.

Esas ganas de buscar causas sociales en lo que no nos gusta para así poder cambiarlo y causas naturales en lo que nos gusta para justificarlo es un error gravísimo, y conduce a creer cosas absurdas de quien no cae en ese error.

Aquí una respuesta y otro tuit mío:

Monica MartinezBravo @Mmbravo_es
Dificilmente se puede escribir un artículo más sin sentido y denigrante para el género masculino. @VictorLapuente: aquí tienes unas sugerencias de títulos para tus próximos artículos: 

"Por qué los seres humanos asesinamos / practicamos el canibalismo / torturamos"

José Luis Ferreira @JL_Ferr
A mí no me ha gustado el artículo. Me parece que sustituye unos estereotipos por otros. Pero desde luego no dice lo que algunes le han criticado. Esa incapacidad de entender cuando se lee por puro prejuicio ideológico es mucho peor que la perspectiva que propone @VictorLapuente.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: La protección de los derechos de autor y el número de obras (1).
Y también: La protección de los derechos de autor y el número de obras (2).
Y también: ¿Ha matado Excel a la estrella de la Troika?
Y también: Sobre el criterio de falsabilidad.
Hace tres años en el blog: Los mitos de la razón. El Homo economicus.
Y también: Asimetría sexual.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

miércoles, 18 de abril de 2018

Mayoría con veto versus unanimidad (2)

Esta es la segunda parte de la versión en español de mi artículo de marzo en Mapping Ignorance. Debe leerse la primera parte para entender esta.


El ejemplo de la entrada anterior ilustra los dos resultados de Bouton et al. (2018) [1]: 
  1. Las reglas mayoritarias con poder de veto son preferidas a la regla de unanimidad por todos los votantes.
  2. Las reglas mayoritarias con poder de veto son eficientes ex-ante (seleccionan la opción que los votantes estiman correcta antes de conocer su información privada) en una clase amplia de situaciones. 
En el ejemplo, la regla de mayoría con derecho de vero es eficiente también si los jugadores aprenden la toda información. En casos más complicados, los agentes pueden diferir sobre la bondad de la reforma después de tener la información completa, pero si están de acuerdo que es buena con la información que tienen a la hora de emitir el voto, será eficiente ex-ante que la aprueben. 

Hay muchos más detalles para generalizar el ejemplo. Uno de los más importantes es asegurarse de que los agentes votan “bien” en el equilibrio, lo que significa que el voto estratégico no impide que el mecanismo funcione como se pretende. El agente que prefiere el statu quo siempre querrá usar su veto. Solo los agentes a quienes gusta la reforma son potencialmente problemáticos. Si la información negativa es igual de precisa que la positiva, los agentes votarán según la información que obtienen. Si hay asimetría en la información, los agentes que reciben la información menos precisa pueden estar indiferentes entre votar de una u otra manera. Mientras la información negativa no sea muy precisa, los agentes no usarán su poder de veto, pero cuando se alcanza un límite empezarán a vetar con alguna probabilidad. La clave es ver que en caso de indiferencia (entre sí y no, o entre no y veto), las probabilidades de votar de una manera u otra en equilibrio son las adecuadas para la eficiencia del resultado. 

En el equilibrio de agregación de información en el juego general, el comportamiento de los agentes puede interpretarse como una combinación entre lo que harían según la regla de unanimidad y lo que harían según la regla de mayoría (con o sin poder de veto). El veto permite a los agentes reproducir cualquier estrategia que se pueda jugar en cualquiera de las dos reglas. En particular, usan su poder de veto para proteger su interés privado (lo que no pueden hacer en la regla mayoritaria), y votarán contra la reforma (sin vetarla) cuando tengan un informe negativo, pero no concluyente, sobre ella (lo que no pueden hacer con la regla de unanimidad). 

Tras resolver el equilibrio, los autores llegan a poder estudiar la eficiencia de la regla de mayoría con veto, y muestran que los agentes la prefieren sobre la de unanimidad para una elección adecuada del número de vetos necesario para vetar de hecho una reforma. También muestran que para todos los problemas hay siempre una regla de veto que es eficiente, y que la regla de veto donde se necesita una mayoría de vetos para, efectivamente, vetar la reforma es asintóticamente eficiente a medida que el número de votantes tiende a infinito. 

En palabras de los autores, además de las fuertes propiedades teóricas, la simplicidad de la regla del veto la hace particularmente atractiva en aplicaciones reales. Como se ha discutido, hay grupos de agentes que usan este sistema o alguna de sus variantes. Aún así, hay muchos otros que usan la regla de unanimidad o el consenso, incluyendo la OTAN, el Consejo de la UE en temas sensibles, y Mercosur. Los resultados sugieren que (i) deberían considerar el uso de la regla del veto, y que (ii) esta reforma institucional no debería encontrar mucha resistencia. 

Referencias: 

Bouton, L.; Llorente-Saguer, A., y Malherbe, F. 2018. Get Rid of Unanimity Rule: The Superiority of Majority Rules with Veto Power. Journal of Political Economy 126:1, 107-149.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: El bitcoin explicado sin tonterías.
Hace tres años en el blog: Shakespeare escéptico y burlón.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

lunes, 16 de abril de 2018

Mayoría con veto versus unanimidad (1)

Esta es la primera parte de la versión en español de mi artículo de marzo en Mapping Ignorance.


En muchas decisiones de grupo se requiere unanimidad para asegurarse que una reforma será adoptada solamente si beneficia a todos los miembros. Las organizaciones multinacionales son tal vez el mejor ejemplo de este hecho. Sin embargo, cuando los miembros tienen información incompleta y privada sobre la conveniencia de la reforma, la regla de mayoría con poder de veto funciona mejor en el sentido de que sería preferida a la regla de unanimidad por parte de todos los participantes antes de que adquieran su información privada. Esta es la tesis del trabajo de Bouton et al. (2018) [1].

Considérese el siguiente ejemplo. Hay tres agentes que tienen que votar sobre si adoptar una reforma o mantener el statu quo. La reforma puede ser buena o mala para todos con iguales probabilidades. Si los agentes supieran que es buena, todos la votarían. En caso contrario, votarían contra ella. Los tres quieren evitar un error en cualquier sentido. Antes de votar, cada agente puede obtener información privada que básicamente indica que la reforma será buena o mala. Sin embargo, la información no está libre de error. Con probabilidad 2/3 la información es correcta. La información recibida por un agente es estadísticamente independiente de la recibida por los otros. Así, si la reforma va a ser buena, la probabilidad de que los tres agentes reciban una información positiva es 2/3x2/3x2/3 = 8/27, la probabilidad de dos positivos y un negativo es 3x2/3x2/3x1/3 = 4/9 (nótese el primer tres en la multiplicación es necesario puesto que la información negativa puede venir de cualquiera de los tres agentes), la probabilidad de un informe bueno y dos negativos es 3x2/3x1/3x1/3 = 2/9, y, finalmente, la probabilidad de tres informes negativos es 1/3x1/3x1/3 = 1/27. Cálculos similares muestran que si la reforma va a ser mala, las probabilidades de tres, dos uno o ningún informe negativo son 8/27, 4/9, 2/9 y 1/27, respectivamente. Usando la regla de Bayes uno puede comprobar que si hay dos informes positivos la probabilidad de que la reforma sea buena es 2/3: la probabilidad de dos positivos si la reforma es buena es 4/9 y si es mala, 2/9, dando una proporción de 4 a 2 (o 2 a 1) a favor de la hipótesis de que la reforma es buena. De manera similar, dos informes negativos implican que la reforma es buena con probabilidad 1/3. 

Así, en este ejemplo, si hay al menos dos informes positivos, la reforma debería ser aprobada según las expectativas de los tres agentes. El agente que recibe el informe negativo quiere que la reforma se apruebe si los otros dos agentes reciben sendos informes positivos. Si votaran basándose solo en su información privada, el agente con el informe negativo votaría en contra. La regla de unanimidad implicaría que la reforma no se aprobaría con dos votos, mientras que la regla de mayoría implicaría que sería aprobada. 

En el ejemplo, todos los agentes prefieren la reforma si esta es buena. Si lo complicamos para incluir la posibilidad de que algunos agentes prefieran el statu quo incluso si la reforma es buena, la regla de mayoría no mejoraría para estos agentes, pero la regla de mayoría con derecho de veto, sí lo haría. Con esta nueva regla, el agente que prefiere el statu quo vetaría la reforma, mientras que el agente que prefiere una buena reforma, pero recibe un informe negativo votará en contra (o se abstendrá), pero no ejercerá el poder de veto. Así, la reforma saldrá adelante sí y solo sí es satisfactoria para todos los miembros.

Referencias:

Bouton, L.; Llorente-Saguer, A., y Malherbe, F. 2018. Get Rid of Unanimity Rule: The Superiority of Majority Rules with Veto Power. Journal of Political Economy 126:1, 107-149.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: Cuándo funciona bien la planificación.
Hace tres años en el blog: Sobre la definición de pseudociencia.
Y también: La debilidad del marxismo y del psicoanálisis.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

sábado, 7 de abril de 2018

Escépticos en el pub: Con la comida no se juega

Hoy sábado 7 de abril vamos a darle la bienvenida a la primavera hablando de cosas de comer con Gemma del Caño (@farmagemma). El enfoque se adivina perfectamente viendo el título de la charla: "Con la comida no se juega". Gemma nos la resume así:

“El miedo infundado a los productos químicos no sólo afecta a la alimentación, va mucho más allá. En cuestiones de estética y cuidado corporal, esa quimiofobia nos lleva a caer en las garras de ‘remedios naturales’ que, o no son eficaces, o directamente son peligrosos, como evitar infecciones de hongos con yogur o usar zumo de limón para aclarar el color de los ojos.

Esta peligrosa información se encuentra fácilmente en Internet y, por desgracia, con un número de entradas e interacciones muy superior al de las que intentan desmentirlas y evitar el peligro que suponen.

En la charla analizaremos los verdaderos riesgos de utilizar estas ‘recetas caseras’.”


Gemma del Caño es Licenciada en Farmacia, Máster en Innovación, Biotecnología y Seguridad Alimentaria. Profesora del mismo máster en la UEMC. Ha trabajado como Responsable del Departamento de I+D y actualmente se dedica al control de calidad en la industria alimentaria. Además, colabora con Naukas, Salud Sin Bulos y es autora del blog "Cartas desde el Imperio".

Como siempre, la entrada es libre y gratuita. Durante la realización de esta actividad cultural está permitida la presencia de menores de 18 años, siempre que no consuman bebidas alcohólicas, y de los menores de 16 años si están acompañados por uno de sus padres o tutores. Os esperamos el próximo 7 de abril a las 19 horas en el Moe Club, en Alberto Alcocer 32.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: Halcones y palomas.
Hace tres años en el blog: ¿Cumple su parte el comercio justo? (1)
Y también: ¿Cumple su parte el comercio justo? (2)
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------