lunes, 28 de septiembre de 2015

Catalunya tras las elecciones: ¿más o menos apoyos futuros a la independencia?


Las candidaturas que defendían el sí a un proceso de independencia en Catalunya no han llegado al 50%. A pesar de que sí tienen mayoría de escaños, una de ellas, CUP ya ha dicho que no apoyará una declaración unilateral, precisamente por la falta de votos. El problema inmediato es la posibilidad de un gobierno estable para esta legislatura. No sé qué pasará con eso y aunque sea ciertamente un problema, no me parece grave. Habrá gobierno o elecciones, nada del otro mundo. Lo que me importa más y lo que creo debería importarle a todo el mundo, es cómo irá la evolución del sentimiento independentista. A largo plazo sin duda dependerá de tener de una vez un encaje apropiado de Catalunya y todas las comunidades, con una financiación que sustituya al caos actual.

¿Y a corto plazo? ¿La frustración por no seguir adelante con la independencia hará disminuir la adhesión de los votantes a esa idea? ¿El haber pasado del 20% hace pocos años a casi el 50% ahora es una indicación de que en algún tiempo más puede llegar a porcentajes más altos? A corto plazo no hay tiempo para políticas que cambien tendencias. Propongo echar un vistazo a otros casos en los que ver cómo ha ido la inercia tras un proceso frustrado.

Caso 1: Primer referéndum en Quebec.

En las elecciones de 1976, el PQ obtuvo 71 escaños (sobre 125) con el 41,4% de los votos. En el referéndum de 1980 el sí pierde por 40,44% frente al 59,56% del no. En las elecciones siguientes de 1981, el PQ tiene 80 escaños con el 49,2% de los votos.

Caso 2: Segundo referéndum en Quebec.

En las elecciones de 1994, el PQ obtuvo 77 escaños con el 44,75% de los votos. En el referéndum de 1995 el sí pierde por 49,2% frente a 50,58%. En las elecciones posteriores de 1998, el PQ obtiene 76 escaños con el 42,87% (los liberales obtuvieron más votos, pero menos escaños).

Caso 3: Referéndum en Escocia.

En las elecciones al parlamento escocés 2011. El SNP obtiene 69 (de 129) escaños con el 45,4% de los votos. En el referéndum de 2014 pierde el sí con el 44,7% frente al 55,3% del no. Todavía no ha habido nuevas elecciones al parlamento escocés, pero sí al británico en 2015. En estas el SNP ha obtenido 56 (de 59) escaños con el 50,0% de los votos (en las anteriores de 2010 había obtenido 6 con el 20%).

Caso 4: Plan Ibarretxe en Euskadi.

Las elecciones al parlamento vasco de 2001 (75 escaños) dieron lo siguiente: PNV+EA 33 escaños con 42,72% votos; EH 7 con 10,12% y EB (IU): 3 con 5,58. El Plan Ibarretxe se aprueba en el parlamento vasco con los votos de PNV+EA, EB y tres prestados (así fue) de EH. Se rechaza en el parlamento español con 313 en contra y 29 a favor. En las elecciones siguientes de 2005 al parlamento vasco se obtiene: PNV+EA 29 con 38,67%; EH (lista EHAK) 9 con 12,44%; EB: 3 con 5,37% y Aralar 1 con 2,33%.

En conclusión. Parece que la frustración por no sacar adelante los proyectos independentistas o de estatus de libre asociación no conducen a una disminución del apoyo a las opciones que lo defienden, sino más bien se mantiene o incluso aumenta. Por lo menos, es lo que parece indicar la poca experiencia que hay en esas cuestiones.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: Las voces de los economistas.
Hace cinco años en el blog: Al monte se va con botas. Cómo no enseñar Filosofía.
Y también: Quién sabe de religión.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Las pensiones en una Catalunya independiente

Hace unos pocos días hubo una polémica sobre los pagos de las pensiones en una hipotética Catalunya independiente. Empezó con unas declaraciones del Secretario de Estado para la Seguridad Social, Tomás de Burgos y siguió con otras del Conseller de Economia del Govern, Mas-Colell. como enseguida se calentaron los ánimos, aquí recopilo los tuits que le dediqué y que espero ayuden a poner las cosas en su sitio.

(Elimino un tuit que salió repetido)
2/12 Argumento indy: la pensión es un contrato entre España y el trabajador. Todo lo que corresponda a las cotizaciones a España, paga ESP.

3/12 Argumento uny: el sistema d pensiones es d reparto. Las pensiones d hoy se pagan con las cotizaciones d hoy. Hoy eres indy, pagas tú.

4/12 Hay que aplicar todas las normas: es sistema de reparto y hay un contrato sobre cuánto cobrar según se ha cotizado.

5/12 Las pensiones se pagan con las cotizaciones, con el fondo de reserva y con impuestos generales.

6/12 Con la independencia se negociará qué parte del fondo se llevan. Cotizaciones e impuestos serían cosa suya.

7/12 Las cotizaciones dan derecho a un % del sueldo. Eso es el primer año, luego se ajusta según inflación, PIB, porcentaje de cotizantes,…

8/12 CAT indy heredaría la responsabilidad del pago a catalanes por ser suyas las cotizaciones, impuestos y su parte del fondo.

9/12 Cumplir la obligación será + difícil a una parte (ESP o CAT) xq el derecho adquirido no es el mismo % respecto a cotización en ambas.

10/12 Una separación amistosa y justa debería establecer una compensación temporal adecuada de una parte a la otra. Hablen los técnicos.

11/13 Si los indies tienen razón y CAT está en mejor disposición de pagar sus pensiones, parece que sería CAT quien tendría que compensar.

12/13 Si los unies tienen razón y CAT se arruinaría con este tema, sería ESP quien tendría que compensar.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: Carta abierta a un catalán.
Y también: Preferencias catalanas.
Hace cinco años en el blog: Pregunta para físicos.
Y también: Punto fijo (2).
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

sábado, 19 de septiembre de 2015

Los mitos de la razón. El Hombre-lobo-para-el-hombre.

Las ilustraciones del Hombre-lobo-para-el-hombre
no siempre representan una forma de lobo real

No debe confundirse con el mito del Hombre-lobo que hace referencia a hombres que se convierten en lobos, generalmente en noches de luna llena y, últimamente, para protagonizar cuentos de adolescentes. Si bien el término en lengua española contiene la palabra “hombre” para ambos mitos, la expresión original latina del Hombre-lobo-para-el-hombre es Homo-homini-lupus, donde “homo” tiene una acepción más amplia, que abarca a cualquier ser humano. No así sucede con el licántropo, el nombre griego para el Hombre-lobo, macho también en esa lengua.

El Hombre-lobo-para-el-hombre no lo es de vez en cuando, sino siempre que se deja obrar a su naturaleza. Las consecuencias de ello son una vida solitaria, pobre, embrutecedora y corta, según uno de los relatos más conocidos en la pluma de Thomas Hobbes. Este mito ha pervivido en muchas referencias a guerras, explotación y cualquier otra circunstancia en la que prevalece el egoísmo. Tiene su némesis en el Buen Salvaje, protagonista de leyendas donde se venera el mito de la bondad natural y se acusa de la corrupción de esa bondad a las interferencias de la vida artificial.

En su versión más pesimista, este ser desagradecido muerde la Mano Invisible que le podría dar de comer y se convierte en prisionero de su dilema, que solo es capaz de resolver si erige a otro ser con más poder que todos los Hombres-lobo-para-el-hombre juntos, el Leviatán, que le obligue frustrar su vocación destructiva de toda cooperación.

Versiones modernas del mito presentan una imagen más moderada, donde el Hombre-lobo-para-el-hombre es domado por la Mano Invisible allá donde compite, mientras que se mantiene prisionero del dilema en territorios fuera de su competencia.

Otras versiones mítico-utópicas intentan cambiar al Hombre-lobo-para-el-hombre en Buen Salvaje llevándolo pacientemente a la escuela en la que sería convencido de su error y gracias a lo cual su descendencia nacería libre de culpa. Se cuenta que algunas sectas intentaron llevar a cabo estos procesos de adoctrinamiento con seres humanos reales y que todas ellas fracasaron. El recuerdo de su intento y el olvido del porqué de sus fracasos mantienen vivo el mito en nuevas sectas que, adornándose con liturgias modernas y sin saber bien si su mito fundacional es Hombre-lobo-para-el-hombre o el Buen Salvaje, creen aún saber invocar al Leviatán en un caso o deshacer la corrupción de la vida artificial en el otro para escribir el nuevo relato de una vieja utopía.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: Carta abierta a un catalán.
Hace cinco años en el blog: De lo descriptivo, normativo y otros -ivos.
Y también: Punto fijo (1).
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

viernes, 11 de septiembre de 2015

Una solución a la paradoja del diablo


En esta entrada planteé la paradoja. En esta otra examiné la causa de la paradoja. Una vez entendido por qué el argumento de la paradoja es falaz toca encontrar un argumento que no lo sea y que nos resuelva el problema de decisión planteado.

La cuestión principal, recordemos, era encontrar una manera de valorar los infinitos días en el cielo (por la probabilidad de que esto ocurra), si la lotería del diablo nos envía allá, y compararlos con el daño de esperar unos días en el infierno hasta que la lotería tenga lugar y con los infinitos días en el infierno en caso de que no tengamos suerte.

Hay varias soluciones coherentes posibles. Voy a exponer una, la que creo es más natural. Imaginémonos en el infierno. En lugar de la lotería de esta paradoja, el diablo nos da a elegir entre pasar un día en el cielo hoy o pasarlo dentro de un año. Lo normal es valorar más un mismo grado de satisfacción ahora que en el futuro. Si estas son las preferencias (y si son más complicadas se pueden hacer argumentos parecidos, pero eso ya lo veremos) podemos hablar de una tasa de descuento. Por ejemplo, un día en el cielo dentro de un año equivale (en el momento presente) a 0,9 días en el cielo hoy. De manera más general podemos decir que estar mañana en el cielo equivale a D días en el cielo hoy (donde D será un número positivo menor que uno y que llamaremos tasa de descuento), estar un día en el cielo pasado mañana equivale entonces a DxD días hoy y así sucesivamente. Con estas últimas preferencias, la felicidad de estar en el cielo para siempre a partir de ahora según mi valoración de hoy será:

Si repasamos nuestras matemáticas de bachillerato sabremos que la suma anterior es exactamente igual a
siempre y cuando D sea un número mayor o igual que cero y menor que uno, pero eso es exactamente lo que es, por ser una tasa de descuento. Podemos hacer lo mismo para calcular la infelicidad de estar toda la eternidad en el infierno si C es la de un día.

1. Si decidimos jugar (día uno) hoy esperamos ganar:
Es decir: la probabilidad de ganar multiplicada por el valor actual descontado de estar toda la eternidad en el cielo menos la probabilidad de perder por el valor actual descontado de estar toda la eternidad en el infierno.

2. Si decidimos esperar a mañana (día dos) tendremos:
Es decir: el fastidio de estar hoy en el infierno (C) más la misma ganancia neta calculada antes, pero a partir de mañana (por eso la multiplicamos por la tasa de descuento).

3. Si esperamos un día más (día tres), la utilidad esperada será:

Y así sucesivamente.

Obsérvese que podemos calcular los valores numéricos de las expresiones en cuanto sepamos los valores de F, C y D. Es decir, en cuanto sepamos la valoración de estar un día en el cielo (F), un día en el infierno (C) y la paciencia (D), cosas todas ellas que tienen que ver con las preferencias personales de cada uno. Una vez valoradas las expresiones, basta elegir el día que corresponda a la de valor más alto. Para los más avanzados, se puede escribir la expresión de un día general y usar el cálculo diferencial para encontrar el día óptimo.

Haciendo unos cálculos se encuentra que para los impacientes (con tasa de descuento D=0,9), con F=1 y C=-1, lo mejor es hacer la apuesta el tercer día. Si uno es más paciente (D=0,99), para conjuntos de valores muy amplios de F y C conviene esperar hasta el noveno o décimo día.

La entrada ya se ha alargado bastante. En otra próxima discutiremos algunos aspectos de esta metodología de cálculo y algunas alternativas.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: Derechos humanos y derechos contractuales.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

lunes, 7 de septiembre de 2015

La falacia en la paradoja del diablo

Recordemos la paradoja presentada en la entrada anterior, a la que me remito para los detalles:
  1. Estás en el infierno para siempre.
  2. El diablo te da la opción de elegir un día (y solo uno) para entrar en una lotería cuya ganancia es ir al cielo para siempre.
  3. Las condiciones: si eliges hoy, la probabilidad de ir al cielo es 1/2; si eliges mañana es 2/3; si pasado mañana, 3/4; al día siguiente, 4/5, y así sucesivamente.
  4. La paradoja: siempre merece la pena esperar un día más, pues se cambia un día en el infierno por aumentar la probabilidad de estar toda la eternidad en el cielo.
Y ahora, con ustedes, la resolución de la paradoja.

La cuestión principal es que la paradoja asume una suma infinita de felicidad. Cada día en el cielo nos da una felicidad, y una suma infinita de días nos da una suma infinita de felicidad. Multiplicada por un incremento de probabilidad por pequeño que sea nos da un incremento de felicidad infinito si esperamos un día más, puesto que el coste es una infelicidad finita de estar un día más en el infierno.

El problema es que no existe tal cosa como una suma infinita. Si el nivel de felicidad por pasar un día en el cielo es, digamos, F (en la escala apropiada), estar toda la eternidad en el cielo no implica tener una felicidad de

F+ F + F + F +…,

entre otras cosas porque tal operación no existe. La suma se define como una operación binaria (entre dos elementos) que, por satisfacer ciertas propiedades (conmutativa, asociativa), se puede extender a la suma de finitos elementos, pero no a la suma de infinitos. Cuando se cumplen ciertas condiciones sí se puede hablar de sumas infinitas, pero para ello la serie sumas parciales tiene que converger. Así, se puede hablar de la suma de

1/2+1/4+1/8+1/16+1/32+…,

cuyo resultado es 1. Y se puede hacer porque dando como resultado el límite de las sumas parciales se mantienen las misma propiedades de las sumas finitas (operación cerrada, elemento neutro, elemento simétrico, conmutativa, asociativa,…). Para series no convergentes tal cosa no es posible.

Es decir, que el enunciado de la paradoja nos está metiendo un gol al hacer parte de su argumentario una suma infinita carente de significado. No es que diga algo falso cuando dice eso, sino que dice un sinsentido. Lo falso es concluir algo de un sinsentido y esa es la falacia. Cosas parecidas nos encontramos en la paradoja de la lámpara de Thompson.

La cuestión siguiente será: ¿qué es lo que hay que hacer, entonces? Esperen ustedes unos días más en el infierno de la ignorancia y en la próxima entrada contestaré a la pregunta y les llevaré a la felicidad de la sabiduría por siempre jamás.

En una próxima entrada diré cómo afrontar esta oferta del diablo.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: France Télécome, ¿tenemos un problema?
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

jueves, 3 de septiembre de 2015

La paradoja del diablo


Esta es la paradoja del diablo:

Estás en el infierno, condenado para toda la eternidad. El diablo te ofrece una salida. Solo tienes que decidir qué día participar en una lotería en la que, si ganas, vas al cielo también para toda la eternidad y, si pierdes, te quedas como estabas, en el infierno para siempre jamás. El truco es que las probabilidades de ganar cambian cada día de la siguiente manera: si eliges que la lotería sea hoy la probabilidad de ganar es 1/2, si eliges que sea mañana pasará a ser 2/3, pasado mañana será 3/4, al día siguiente 4/5 y así sucesivamente. Como vemos, a medida que esperas la probabilidad de ganar aumenta. Permíteme que insista: la lotería es solo una vez, ganes o pierdas, ya no habrá más. Suponemos, habrá que decirlo, que el infierno te disgusta mucho (quema y eso) y el cielo te encanta (hay más atracciones aparte de estar tocando la lira).

La paradoja surge porque pareciera que siempre conviene esperar un día más. Por mucho que te disguste el infierno y te guste el cielo, esperar un día más supone estar un día en el infierno a cambio de un aumento de la probabilidad de estar infinitos días en el cielo. Por pequeño que sea este aumento, es un aumento y es por infinitos días. Claro que si siempre merece la pena esperar, entonces te quedas siempre en el infierno, cosa que tampoco quieres.

Este es el planteamiento. Hay quien lo relaciona con la apuesta de Pascal (podéis verlo aquí). Yo las veo muy distintas, pero de eso ya hablaré en otro momento. Ahora os dejo la paradoja para que le deis vueltas. En una próxima entrada explicaré la falacia y en otra daré la solución.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: Preguntas últimas, preguntas siguientes.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

martes, 1 de septiembre de 2015

Consecuencias de la declaración de independencia en Catalunya


Enseguida tenemos las elecciones catalanas. En agosto tuití esto acerca de la posible declaración de independencia por el próximo govern. Ojo, hablo de los acontecimientos tras la declaración de independencia, no tras la independencia, que no creo que llegue a ser uno de esos acontecimientos. Se puede consultar el total de respuestas y comentarios aquí.
No sé si ganará la lista única ni si, ganando, declararán la independencia. A lo que me aventuro es a un condicional.

1. Si se declara la independencia, el gobierno español recurrirá al Tribunal Constitucional, que obviamente dirá que es inconstitucional.

2. Con alta probabilidad diría que ahí se acaba la cosa. Lo que podrían hacer el Parlament y la Generalitat a partir de ahí es…

3. … obedecer únicamente sus leyes y hacer desobediencia civil a las españolas no aceptadas provisionalmente.

4. En cuanto lo anterior sea más que una declaración, el gobierno español aplicará el art. 155 para someter la Generalitat a sus órdenes.

5. Si se empeñan podrán dar directrices a sus funcionarios de que no obedezcan normas desde Madrid y ahí empezaría el problema.

6. Básicamente, la Generalitat no podrá pagar a sus funcionarios por no tener una Hacienda propia. El gobierno de España, sí.

7. ¿A quién obedecerán los funcionarios? ¿A qué titular reconocerán los bancos en los que está el dinero una vez el Estado Español tome riendas en el asunto?

8. Yo creo que eso es lo más lejos a que se puede llegar. Nada de Mossos de Escuadra enfrentándose a la Policía Nacional o Guardia Civil.

9. La jugada de los independentistas es, creo yo, generar un precedente.

10. Se trataría de que algún día en España se acepte de manera más normal que haya peticiones soberanistas.

11. De esta manera, si el tema no es tabú, algún año se podría llegar a un acuerdo como en el caso de Escocia.

12. La estrategia puede no funcionar, claro, y sí asustar a una ciudadanía en su mayoría pacífica y pragmática que…

13 …tras la catarsis de la declaración se quedara lo suficiente a gusto y no estuviera dispuesta a más aventuras durante los próximos años.

14.  Si la independencia es demandada de manera continuada, no me cabe duda de que tarde o temprano la conseguirán.

15. No sé si el tiempo juega a favor o en contra.

16. A favor: En España cada vez más gente podría aceptar un referéndum como se acepta en el Reino Unido.

17. A favor: la Unión Europea hace cada vez menos importante lo que se pueda ganar con la independencia.

18. En contra: la Unión Europea hace cada vez menos importantes las fronteras de nuevas posibles naciones.

19. Quién se cansará antes? Los españoles de negar la independencia o los catalanes de quererla?

20. Según pase el tiempo, ambas cosas importarán cada vez menos.

Se puede ver en el enlace al timeline que varias de las respuestas eran acerca de que yo no me enteraba de nada de lo que pasaba en Catalunya, en el sentido de que el sentimiento de independencia es muy fuerte y por eso tendrá que ser aceptado o en el sentido de que hay planes para una Hacienda catalana que harán más fácil la desobediencia de la Generalitat y sus funcionarios. Mi posición es que la fuerza del sentimiento no cambia la realidad de lo que se puede hacer (por lo menos, en el corto plazo) y que no me creo esos planes de consolidar una Hacienda catalana con la oposición del gobierno español. Como decía en un tuit, veamos cómo están las cosas dentro de un año o dos. Yo dejo mis proyecciones aquí escritas.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace tres años en el blog: Luna azul.
Hace cinco años en el blog: ¿Inglés? No en mi ventanilla.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------