lunes, 6 de febrero de 2017

Los efectos de la inmigración en el país de acogida (2)

Esta es la segunda parte de la traducción de mi artículo de diciembre de Mapping Ignorance. Debe leerse la primera para poder entenderla.


La evidencia empírica

Para los estudios empíricos que se centran en las habilidades y en la estructura, una buena opción es dividir a los trabajadores según la educación y simular una economía de equilibrio general para estimar los efectos de los trabajadores inmigrantes. Esto es mejor que la alternativa de usar un análisis de equilibrio parcial (centrándose en un tipo de trabajador cada vez), puesto que se tienen en cuenta los efectos cruzados entre grupos. Ottaviano y Peri (2012) [7] analizan el efecto para 1990–2006, y encuentran un impacto positivo de entre 0,3 y 0,6 puntos porcentuales en los salarios de los trabajadores nativos sin educación universitaria, y entre 0,3 y 1,3 puntos para los que sí tienen esa educación.

Cuando la atención se centra en los ajustes y en la identificación, la estrategia en el análisis es identificar dos ciudades (o dos grupos de ciudades), una en la que ya hay inmigrantes de la misma nacionalidad de los nuevos y otra sin ellos. Los inmigrantes tienden a ir a la primera por otras razones además de la económica, de manera que se pueden estudiar diferencias entre las dos ciudades para calcular los efectos de la inmigración. Ottaviano y Peri (2006) [8] estiman un efecto positivo significativo de la inmigración en la productividad del trabajo, especialmente si los inmigrantes vienen de varios países de origen. Estos estudios observan algunas especificidades europeas: hay pequeños efectos en los salarios y posiblemente algún efecto negativo en el empleo de los nativos y una menor respuesta en la especialización de los nativos (por ejemplo, D’Amuri y Peri 2014 [9], y Glitz 2012 [10]), tal vez debido a una menor flexibilidad del trabajo. Parece haber una cierta “degradación en la habilidad” de los inmigrantes según la cual los trabajadores con un nivel relativamente alto de educación terminan realizando trabajos comparables a los que realizan nativos con menos educación. Este es debido posiblemente a barreras idiomáticas, de obtención de licencia y a requisitos legales.

Se obtiene otra fuente de datos cuando a una región llega un repentino flujo de inmigrantes por causas ajenas a las circunstancias económicas de la región de acogida. Esto ocurre, por ejemplo, cuando una ciudad, provincia o estado recibe un gran número de refugiados. (En unas entradas anteriores, aquí y aquí, se mencionaban algunos casos). Aunque Peri (2016) [1] encuentra que estos datos son poco fiables, los casos mejor estudiados muestran un efecto positivo en los salarios de los nativos. Esto es cierto para el “éxodo del Mariel” de cubanos hacia EE.UU. y para la llegada a Dinamarca de refugiados de las zonas de guerra en Bosnia, Somalia, Afganistán e Irak. De acuerdo con la hipótesis antes mencionada, la explicación para este incremento en los salarios es que los trabajadores nativos con menos habilidades hicieron una transición hacia ocupaciones menos manuales y más complejas (intensivas en conocimiento y cognición) como respuesta a la llegada de refugiados, quienes se especializaron en trabajos manuales.

Líneas de investigación prometedoras
  • La experiencia ganada con los últimos estudios empíricos sobre los efectos de los inmigrantes en los mercados de trabajo sugieren tres líneas de investigación:
  • Prestar mayor atención a los detalles de las políticas de inmigración.
  • Explotar las diferencias en la flexibilidad de los distintos mercados de trabajo europeos y en las distintas políticas e instituciones.
  • Estudiar la todavía no bien entendida conexión entre los inmigrantes de altas habilidades y el progreso científico y técnico.
Referencias

1. Peri, G. 2016. Immigrants, Productivity, and Labor Markets. Journal of Economic Perspectives 30:4, 3-30.

7. Ottaviano, G.I.P., y Peri, G. 2012. Rethinking the Effect of Immigration on Wages. Journal of the European Economic Association 10:1 152–97.

8. Ottaviano, G.I.P., and Peri, G. 2006. The Economic Value of Cultural Diversity: Evidence from US Cities. Journal of Economic Geography 6:1, 9–44.

9. D’Amuri, F., y Peri, G.. 2014. Immigration, Jobs, and Employment Protection: Evidence from Europe Before and During the Great Recession. Journal of the European Economic Association 12:2, 432–64.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------
Hace cinco años en el blog: Epistemología, ¿para qué?
Hace tres años en el blog: La Economía avanza: un año de Mapping Ignorance.
Y también: Todo el mundo al poder.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada